Inicio  »   » Algunos de los verdaderos tesoros de una institución científica

Algunos de los verdaderos tesoros de una institución científica

Autor

Dr. Gustavo Arencibia Carballo. Centro de Investigaciones Pesqueras. 5ta Ave y calle 248, Santa Fe. La Habana, Cuba.
garen04@gmail.com, gustavo@cip.telemar.cu
Foto del autor

Fecha de publicación

12/01/2013

Resumen

Artículo de opinión a propósito del día de la ciencia

'El futuro de nuestro país tendrá que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento'.

Fidel Castro


Artículo

Las instituciones científicas valoran altamente la propiedad intelectual sobre el conocimiento, los resultados de los procesos investigativos y otras figuras devenidas de sus misiones y de las múltiples actividades que realzan, lo cual es lógico y evidente.

Sin embargo en muchos casos no se identifican de manera práctica y real, aquellos aspectos por los cuales la estructura organizativa debe apostar con más fuerza.

Son componentes tangibles que deben ser vistos de una forma detallada y que en la actualidad no se colocan en un lugar preferencial.

En mi opinión, algunos de estos valores extremos a delimitar y considerar son los especialistas de mayor edad y calificación, y las bases de datos institucionales. Además podríamos mencionar también aspectos organizativos dentro del perfeccionamiento de la actividad.

Los investigadores titulares ya casi en edad de retiro, o pasados de los 65 años constituyen un acervo inconmensurable de conocimientos y experiencia; que por razones lógicas se están preparando para el descanso, pero ¿cuánto en valor económico puede significar que dichas personas se las tengan unos años más trabajando bajo un régimen especial? O solamente bajo un adecuado régimen salarial.

Es un problema difícil de delimitar, pero que por su envergadura, valor económico y desarrollo del saber, requiere de una mirada atenta.

Los estímulos económicos por una mayor producción científica y de mayor calidad es una herramienta empleada con diferentes formas en países de Latinoamérica, pero en Cuba no son empleadas en todo su alcance, para lograr resultados más efectivos que los que hasta hoy hemos tenido.

Por ejemplo no se estimula salarialmente al profesional que dedica tiempo a tutorías de grado, de maestría o doctorado. Esto trae como consecuencia directa, que profesionales en plenas capacidades científicas no se esfuercen en estas actividades docentes, que constituyen la formación de reservas científicas.







'Hoy se trata de perfeccionar la obra realizada y partiendo de ideas y conceptos enteramente nuevos. Hoy buscamos a lo que a nuestro juicio debe ser y será un sistema educacional que se corresponda cada vez más con la igualdad, la justicia plena, la autoestima y las necesidades morales y sociales de los ciudadanos en el modelo de sociedad que el pueblo de Cuba se ha propuesto crear'.

Fidel Castro , apertura del curso escolar el 16 de septiembre 2002.





Tampoco se estimula la publicación de artículos en revistas de impacto, publicación de libros, asesorías, trabajos extracurriculares, etc.

Otro fenómeno es el pago por proyectos internacionales a profesionales extranjero por servicios de asesoría o cursos de capacitación, cuando especialistas de nuestro país de mayor capacidad y grado científico no son considerados, ni contratados para tales trabajos, por lo que se pierde efectividad en los métodos para alcanzar los resultados esperados.

Son solo algunos ejemplos de la problemática actual.

Estos temas deberán ser analizados en el futuro y tener un pensamiento específico en ellos, el cual produzca resultados y mecanismos eficientes por una mayor explotación de la comunidad científica.

Todo lo dicho, es independiente de la dedicación y vocación profesional de las personas que hoy en día hacen ciencia en las múltiples instituciones científicas del país, que no obstante estas dificultades para trabajar, continúan dando meritos a su labor.

Las bases de datos

Los datos científicos resultados de investigaciones son uno de los tesoros más apreciados de los centros dedicados a las ciencias.

Estas bases de información primaria se van conformando de manera sistemática y aunque en ocasiones no son homogéneas por los cambios de diseños y métodos de estudio, o solo simple observación, el valor documental de estas series cronológicas cada día toman más relevancia en los análisis de fenómenos ambientales, de las ciencias biológicas, de ecosistemas terrestres y marinos, entre muchos campos de estudios.

Es preciso ver esta información como un patrimonio tangible de cada institución y del país, con un enfoque ecosistémico integral y sobre todo acabar con la falsa creencia que los datos generados por grupos de trabajo o investigadores en lo personal poseen la propiedad absoluta de estos datos.

Finalmente señalar que profesionales de consolidada experiencia, dedicación probada y las bases de datos científicos son dos de muchos problemas actuales, los cuales deben ser temas de atención de tomadores de decisiones y científicos en aras de lograr niveles superiores en las ciencias para nuestro país.

Los acuciantes problemas socioeconómicos de los profesionales de las ciencias, deben ser atendidos con una visión social que valore el costo de la formación académica, y encuentre soluciones viables de aplicar a todos los niveles y grados de preparación, para estos tiempos; desde jóvenes hasta los grupos de mayor rango y especialización, para así proteger nuestras más preciadas conquistas y evitar lamentables éxodos, pues el país gasta grandes recursos en este campo.









Comentarios