Inicio  » Baul  » Mueren 12 cabras de tétanos tras ponerle la chapa de identificación

Mueren 12 cabras de tétanos tras ponerle la chapa de identificación

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

29/11/1999

Resumen

La Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía ha abierto una investigación para intentar determinar la causa de las muertes.

Artículo

 

José Silva y Mari Carmen Moreno están desesperados. 24 cabras de las 265 cabezas que tienen en el corral, están enfermas de tétanos desde que según aseguran el 23 de mayo un veterinario les puso la chapa de identificación tal y como establece la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía. Doce de ellas ya han muerto, la otra mitad están moribundas y en un estado deplorable.

Los propietarios de esta explotación ubicada en Arroyo Santo Mineral en Vélez-Málaga no sólo se quejan de la 'mala práctica' sino que hasta ahora la Junta de Andalucía no se ha responsabilizado de las cabras cuya infección 'desconocen si es contagiosa'. Los dueños del ganado han denunciado la situación ante el Seprona y han decidido sacar el ganado a la carretera que da acceso a la finca mientras que alguien lo retira a un lugar seguro.

Según explicó Moreno, el veterinario que les puso la chapa le hizo previamente un análisis de sangre para detectar la fiebre de malta como es preceptivo. Tras descartarla le puso el chip. Una semana después, 'las cabras tenían malas babas, estaban desconcertadas, sin abrir la boca y desfallecidas'. El veterinario entonces les recomendó un antitetánico ovejero que tenían que poner a cinco centímetros cada 12 horas. Sin embargo, no sólo no mejoraron sino que desde entonces han muerto una veintena. Llamaron a otro profesional que tras detectarle el tétano, no precisó el origen aunque apuntó como posiblemente 'fue inyectado demasiado cerca de la cabeza y no a 6 centímetros de la oreja como se estima para que entre oxígeno'.

Los dueños del ganado denunciaron la situación en la Oficina Comarcal Agraria de Vélez-Málaga y dieron traslado a Sevilla para que se tomaran medidas. 'Viendo que se morían alertamos a las autoridades pero todavía no hemos tenido respuesta'. A pesar de la pérdida económica que les supone quedarse sin el ganado, temen todavía más que con el calor pueda 'ocurrir algo peor' y quedarse sin todas las piezas que muestran 'síntomas de asfixia y agonía'.

Por su parte, el delegado provincial de Agricultura y Pesca, Antonio Moreno, aseguró a este periódico que se ha abierto una investigación para determinar las causas por la que se han producido las muertes.
 Fuente: Málaga Hoy 

Comentarios