Inicio  » Baul  » Experto reclama una denominación de origen para preservar la oveja Chamarita

Experto reclama una denominación de origen para preservar la oveja Chamarita

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

29/11/1999

Resumen

El veterinario y profesor Álvarez del Castillo considera que su existencia no deja de estar en riesgo de extinción y por ello recomienda la creación de una denominación de origen (DO) o indicación geográfica protegida (IGP) que garantice su supervivencia.

Artículo

 

La oveja Chamarita es la única estirpe animal exclusiva de La Rioja, más concretamente de la Rioja Baja, y, por tanto, parte del patrimonio histórico y cultural de esta Comunidad, sobre todo de Arnedo y la sierra, donde se cría.

Actualmente hay en La Rioja alrededor de 15.000 ejemplares de ovejas de esta raza, según el Gobierno autónomo, principal responsable del aumento de la cabaña de este animal en los últimos años gracias a las ayudas a los ganaderos para su preservación.

Sin embargo, en opinión del profesor Lorenzo Álvarez del Castillo, la existencia de la raza Chamarita no deja de estar en riesgo de extinción y por ello recomienda la creación de una denominación de origen (DO) o indicación geográfica protegida (IGP) que garantice su supervivencia.

Álvarez del Castillo, veterinario y profesor de la Escuela de Ingeniería Agroalimentaria y Biotecnología de la Universidad Politécnica de Cataluña, ha realizado un estudio sobre la oveja Chamarita mediante una beca de Estudios Arnedanos.

Según el autor del trabajo, en el que ha colaborado la doctora María Vitoria Arruga, de la facultad de Veterinaria de Zaragoza, la Chamarita es un animal serrano, pequeño, duro, rústico, laborioso y discreto, como corresponde a un animal que se cría en condiciones difíciles: la lluvia, el viento, el sol o la nieve de la sierra.

El territorio donde habita, declarado Patrimonio de la Biosfera Unesco en 2003), comprende las Peñas del Iregua, Jubera y Leza; Arnedillo, Isasa y Peñalmonte, además de la sierra de Alcarama y el Valle del Alhama, que las chamaritas recorren para alimentarse donde otros animales desisten.

La carne de sus corderos no es una carne cualquiera. Se sacrifica joven de forma que el animal únicamente ha conocido la leche materna, de ovejas que sólo conocen el escaso pasto y las hierbas arómaticas, por lo que producen una leche densa y rica.

Es pues una carne muy jugosa y en piezas muy pequeñas. Al horno no muy fuerte o al sarmiento, resulta un festín 'riojano'.

Fue la oveja más extendida en toda la Rioja Baja e incluso en Soria y cabe señalar que, aunque el ganado merino, extraordinario productor de lana y carne, colonizó La Rioja Alta y gran parte de España aquí no 'cuajó'.

La merina, una gran oveja pero demasiado exigente, no se adaptó bien a las condiciones locales y tuvo que ceder ante la humilde Chamarita con siglos de adaptación al clima, el terreno y los pastos.

En opinión del profesor Álvarez del Castillo, la Chamarita no sólo es una manifestación histórica y cultural sino también una fuente de riqueza ecológica, gastronómica e incluso económica para la zona.

Para este experto veterinario, La Rioja, sinónimo de calidad agroalimentaria, es un adjetivo que sólo llevan los vinos calificados: han sido estudiados por expertos que describen científicamente sus peculiaridades.

A su juicio, el mismo trabajo debe hacerse con la carne Chamarita de forma que se ofrezca al consumidor no sólo un producto de calidad contrastada sino diferenciado de su competencia.

Se trata de un reto a conseguir siguiendo el camino ya recorrido por el vino; es más, resultaría provechoso interesar a los bodegueros en estudios de 'maridaje' entre esta carne y los caldos riojanos, sostiene el profesor Álvarez del Castillo.

El cordero chamarito, riojano, de raza única, alimentado sólo con hierbas serranas en un paraje Patrimonio de la Biosfera, posee todos los ingredientes para convertirse en un potente reclamo cultural, con el debido respeto al emblema del vino, concluye.
 Fuente: EFE  



Comentarios