Inicio  » Baul  » Cerco a las palomas en la UCO

Cerco a las palomas en la UCO

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

07/07/2009

Resumen

La Universidad de Córdoba (UCO) ha puesto en marcha un pionero sistema en Andalucía para reducir el elevado número de estas aves y, con ello, paliar las consecuencias negativas que conlleva.

Artículo

El exceso de población de palomas en el Campus Universitario de Rabanales tiene los días contados. La Universidad de Córdoba (UCO) ha puesto en marcha un pionero sistema en Andalucía para reducir el elevado número de estas aves y, con ello, paliar las consecuencias negativas que conlleva.

Consiste en la introducción de tres halcones peregrinos (dos machos y una hembra), que, tras un periodo de adaptación al hábitat, han comenzado a infundir el miedo entre las palomas, haciéndose así los reyes de la fauna del campus.El proyecto ha sido ideado por el profesor de Zoología de la UCO, Alberto Redondo, que lleva 14 años trabajando en sistemas para reducir las poblaciones de colúmbidas en aquellas zonas con un exceso de población de las aves.


Este docente señaló que el método que se están llevando a cabo en Rabanales se llama «hacking», y en él es muy importante que los halcones no tengan ningún contacto con el ser humano para que sean totalmente salvajes. Es por ello que el equipo que impulsa esta iniciativa, formado por alumnos de la Facultad de Veterinaria de la (UCO), daba de comer a estas aves rapaces por un agujero de una tabla.

Los halcones, de origen murciano, fueron introducidos en la Torre de Rabanales, que tiene 67 metros de altura, el pasado 6 de mayo, mientras que primera caza tuvo lugar el 11 de junio. La víctima fue un estornino.

Los animales han sido alimentados durante todo este tiempo. Sin embargo, la frecuencia de comidas se ha ido reduciendo progresivamente para crear en los halcones la necesidad de salir a buscar sus presas.

Redondo calificó de «éxito» el proyecto, ya que la población de unas 1.000 palomas que se había calculado que había en el campus se ha visto reducida considerablemente. Además, «los alumnos están encantados de ver, de vez en cuando, a halcones sobrevolando sus facultades».


Eso sí, para ello hay que esperar a primera hora de la mañana o de la tarde, ya que, como pasa con los humanos, estos animales huyen del fuerte calor de las horas centrales del día.

El profesor apuntó que la intención del equipo que lidera es que estas aves rapaces, que suelen tener una esperanza de vida de unos 30 años, se queden definitivamente en Rabanales. Sin embargo, como indica la especie de los halcones, son animales migratorias. Es por ello que es previsible que se marchen a finales del periodo estival, aunque esperan que vuelvan por primavera.

Fuente: ABC



Comentarios