Inicio  » Baul  » A/H1-N1

A/H1-N1

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

13/09/2009

Resumen

El virus de la influenza porcina  (H1N1 tipo A) conocido por primera vez en el año 1918,  noventa  y un años después  es noticia mundial. Hoy, existen cuatro subtipos principales del virus de la influenza tipo A aislados de cerdos: H1N1, H1N2, H3N2 y H3N1.

Artículo

 

 ¿UN VIEJO O NUEVO AMIGO? 

Pregunta habitual cuando alguien ve que saludamos muy efusivamente a un congénere. ¿UN VIEJO O NUEVO VIRUS? Similar reflexión  pensamos que le esta ocurriendo a los investigadores hoy en día cuando tienen en sus manos una nueva  cepa de virus de influenza. 

¿LA SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA ACTUAL SE DEBE A DISTRIBUCIÓN O APARICIÓN GEOGRÁFICA DEL VIRUS?  

Se están comprobando casos en países muy lejanos unos de otros, en  pacientes que ni han viajado, ni tenido contacto con personas que han estado en  Estados Unidos y México.   

El 23 de Abril-2009, la doctora Celia Alpuche Aranda, directora adjunta del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), fue la primera que supo que de las 51  muestras de virus enviadas desde México a Atlanta y Winnipeg, Canadá,  para  análisis, 17 habían arrojado un resultado positivo para un virus nuevo,  con una agravante: era mutante. 

También le llegó la secuencia genética del virus, donde se indica que el A H1N1 estudiado  está compuesto con dos partes del virus de la influenza porcina euroasiática, una parte de influenza estacional y dos más del componente Brisbane (virus H3N2) aislado en esta población de Australia en el año 2007, conocido como: A/Brisbane/10/2007).

El estudio del genoma de esas más de 50 muestras tomadas en México y Estados Unidos ha permitido averiguar determinadas características del patógeno. Un estudio de la OMS difundido por la revista Science  indica que hace  tiempo este virus se independizó de sus parientes más próximos y emprendió su propio camino y solo hasta ahora ha sido detectado..En otras palabras el  virus A/H1N1 es de origen aviar y ha circulado en cerdos durante largo tiempo sin ser detectado hasta el actual brote epidémico en humanos surgido en México.

Efectivamente, las aves migratorias infectan a las aves de corral, éstas infectan a los cerdos y a la vez el ser humano que tiene sus propios virus y también este infecta a los cerdos.

De ahí se produjo la nueva combinación, que tiene virus humanos, de aves y parte de cerdos.
 

Esta es la nueva influenza A/H1N1 pues la estacional también es H1N1. No es una cosa totalmente nueva, sino que es una mutación.

El equipo internacional  de investigadores  liderado por Rebecca Garten determinó el origen de los ocho segmentos genéticos del virus y vio que la combinación resultante entre ellos no se había identificado antes en ningún otro virus de gripe porcina ni humana.

Todos los fragmentos son de origen aviar y en algún momento saltaron al cerdo en distintos momentos de la historia entre 1918 y 1998.Seis de los ocho segmentos se originaron de una triple recombinación de virus porcinos que habían estado circulando en Norteamérica y Asia desde 1998.

Esta triple recombinación incluye material genético de humanos, aves y virus porcinos como resultado de la tendencia de estos virus a intercambiar piezas de los genomas entre sí. Los otros dos segmentos genéticos están derivados de virus porcinos eurasiáticos.

El equipo internacional liderado por Laurie  Garrett ubica el primer caso del nuevo virus en el año 2005 en Sheybogan, Wisconsin, en un  adolescente de 17 años que  ayudó a sacrificar cerdos en una granja y enfermó de influenza el 7 de diciembre. Permaneció enfermo durante tres días, pero se recuperó sin contagiar a nadie. Su virus era de influenza porcina, pero tenía material genético de ave y ser humano. 

Los científicos del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta hallaron fragmentos genéticos que coincidían con un virus humano encontrado en Nueva Caledonia (Oceanía) en 1999, con dos fragmentos porcinos que habían circulado en Asia y Wisconsin por varios años y con uno desconocido de influenza aviar.

En agosto de 2008 el Departamento de Salud de Texas informó al CDC del hallazgo de un virus porcino A/H1N1 de triple recombinación igual al A/Wisconsin/87/2005 H1N1 de Sheybogan. El paciente estuvo enfermo unos cuantos días y sobrevivió sin contagiar a nadie.

En marzo-2009 surgieron dos casos en el sur de California: un niño de diez años y una niña de nueve. Ambos sobrevivieron, pero contagiaron a parientes. El CDC identificó una vez más en muestras de California el virus de triple recombinación, que es el mismo que empezó a difundirse en México en abril-2009.

Garrett no considera que el virus se haya originado en la granja de cerdos de Perote, México,  pero afirma que el hacinamiento, tanto humano como animal,  en las grandes explotaciones  porcinas,  facilita la evolución y mutación del virus.  El nuevo virus es similar al de influenza aviar H5N1 de principios de los noventa que surgió por el hacinamiento en las grandes granjas de pollo.

A partir del estudio de  casos ocurridos en California y Texas, las primeras huellas del virus H1N1 en Norteamérica aparecieron desde 1998, cuando al menos seis segmentos genéticos del virus en su actual forma fueron identificados en muestras de una granja industrial porcina de Carolina del Norte.

Así, 1998 aparece como el año de la gran mutación,  momento histórico en que el virus se convierte en una especie de híbrido,  mitad humano y mitad porcino y adquiere  rasgos propios de la gripe aviar y con ello se provocan al final del año episodios epidémicos en Texas, Minnesota y Iowa.

Los virus tienen una extraordinaria capacidad de mutación. Su material genético, ARN en lugar del ADN de los humanos, copia el de otros organismos, como cerdos, aves y humanos.

En marzo-2009 surgieron dos casos en el sur de California: un niño de diez años y una niña de nueve. Ambos sobrevivieron, pero contagiaron a parientes. El CDC identificó una vez más en muestras de California el virus de triple recombinación, que es el mismo que empezó a difundirse en México en abril-2009.

Según los investigadores, los genomas de los últimos tres virus pandémicos de la influenza (el H1N1 de 1918, el H2N2 de 1957 y el H3N2 de 1968) se originaron en parte o completamente en reservorios no humanos. Las tres pandemias provinieron de virus aviarios.

La cepa H1N1 data de la pandemia de 1918 y, aunque no está claro quién infectó a quién, se volvió común en los cerdos en la década de 1930. Desapareció en las personas cuando la pandemia de 1957 causó la muerte de 2 millones de seres humanos, pero reapareció en 1977, quizá por un accidente de laboratorio.

En o alrededor de 1998, una versión porcina de la cepa H1N1 se mezcló con el virus de la gripe estacional H3N2 y uno de influenza aviaria y se expandió a través de los cerdos en América del Norte. 

 REFLEXIONES

1.-) El brote actual de A/H1N1 no es fantasía, ni invento, ni hipótesis, ni  especulación demagógica de las autoridades sanitarias, como tampoco un truco de las diferentes empresas productoras y comercializadoras de vacunas, máscaras, desinfectantes, ni tampoco producido en laboratorios militares, como lo han afirmado muchos comentaristas, ES UNA REALIDAD.

2.-)  La epidemia actual no está controlada y mucho menos que se encuentre en la fase de descenso. Si se deciden suspender las medidas de emergencia cuando aparezca  un nuevo virus fruto de esa permanente mutación y mezcla  entre aves, humanos y porcinos, los gobiernos, el personal de la salud y  la población reaccionará en igual forma a como lo han hecho?.

3.-) La propagación del virus A/H1N1 puede ser cada vez más favorecida por la gripa estacional, los porcinos, las aves migratorias y de traspatio y el mismo hombre.

De ahí que valga la pena preguntar: ¿La  descentralización sanitaria y la infraestructura hospitalaria ya han sido incluidas en las agendas presupuestales de los gobiernos para atender casos inmediatos o futuros mucho más graves  que el brote actual de A/H1N1?

4.-) Los virus vuelan con el aire, aves migratorias, salvajes y nativas, insectos voladores, en aviones, avionetas, helicópteros, murciélagos, viajan con el hombre, el agua, barcos, lanchas, canoas, roedores, otros animales domésticos y salvajes, en equipos, contrabando y comercialización de productos de origen animal,  y la globalización, cada vez más extendida, favorece su amplia difusión.

5.-) ¿Siendo el A/H1N1 de  baja virulencia, es posible que en  menos de dos meses se haya extendido tan rápidamente a más de 70 países, ganándole la competencia al virus H5N1 de alta virulencia?4.-) Ante los urgentes y repetitivos  llamados de la OMS, de los gobiernos de cada nación, de las diferentes instituciones de salud, de la amplia distribución de  instrucciones a través de cartillas didácticas y boletines en prensa, radio y televisión, la ciudadanía se preocupó por acudir a los diversos centros hospitalarios ante la presencia de casos complicados de resfriados y cuadros respiratorios.

6.-) Por su parte los médicos se han preocupado por  profundizar sus conocimientos sobre las diferentes influenzas tanto humana, aviar como porcina y por consiguiente sobre la sintomatología y características patológicas de cada una de ellas.

7.-) Los laboratorios de diagnóstico tanto humanos como veterinarios ya poseen kits de diagnóstico rápido para comprobar la presencia  del virus  en pacientes sospechosos de estar infectados por virus de influenza de origen animal.

8.-) Estas y muchas razones mas indudablemente hacen reflexionar que a lo mejor el actual A/H1N1 no es un virus nuevo sino un viejo amigo que los investigadores están conociendo después de permanecer oculto e ignorado en el mundo desde hace muchos años.  

9.-) Para reforzar lo anterior, cada vez se van a  detectar nuevos casos positivos en personas que nunca se han desplazado de sus sitos de origen, ni estado en contacto con personas que han regresado de países en donde si se han comprobado casos sospechosos.

De ahí que vale la pena pensar: ¿Se contaminaron hace años, se convirtieron en portadores sanos del virus y se están descubriendo al consultar un problema respiratorio complicado, atendiendo las recomendaciones de la OMS?

10.-) ¿La situación epidemiológica actual se debe a la distribución o a la aparición y comprobación geográfica del virus?.

11.-) Desafortunadamente los pacientes, en países pobres o estratos bajos,  llegan demasiado tarde a consultar su problema respiratorio y ante un caso grave los médicos, cada vez más conocedores de esta zoonosis, comprueban casos sospechosos y positivos que se reportan hoy en día y que continuarán descubriendo a través del planeta.

12.-) Difícil determinación le tocará tomar a la OMS ante la disyuntiva bien de elevar el nivel a PANDEMIA o continuar con la alerta actual basados en la comprobación de la existencia de un virus, según varios investigadores, presente desde hace muchos años   en diferentes  regiones geográficas del planeta 

13.-) Finalmente toca rogar y hacer votos porque la población acate de nuevo y con mayor atención los nuevos llamados que se producirán en un futuro sobre la presencia de virus de influenza humana o animal de alta virulencia, posibles responsables de una Pandemia, favorecidos por el crecimiento de la población humana y animal, el cambio climático y la globalización. 

CIUDADANOS:RESPECTO A LOS BROTES DE INFLUENZA DEBEMOS MANTENER LA GUARDIA EN ALTO, EN FORMA PERMANENTE, PARA NO PERDER LO APRENDIDO

CUIDEMOS LA NATURALEZA Y LAS FUENTES DE AGUA, LAS NECESITAMOS PARA SOBREVIVIR  

REFERENCIAS

Fuente:  Oscar Rivera García  M.V.Z de la Universidad de Caldas egresado en el año, 1957. Decano de la Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios y Zootecnistas Especialistas enAvicultura (AMEVEA). Coordinador del PRIMER CONGRESO COLOMBIANO E INTERNACIONAL DE ZOONOSIS. Manizales-Caldas-Colombia-Septiembre-2008. Miembro Corporación RED Salud Pública Veterinaria (SPVet) Miembro Asociación Veterinarios Vida Silvestre (VVS) Bogotá-Colombia-2009. Miembro SOC (Sociedad Caldense de Ornitología).  Recibido en Veterinaria.org el 10.06.09  publicado el 11.06.09. 



Comentarios