Inicio  » Baul  » Casta y bravura

Casta y bravura

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

01/05/2010

Resumen

En los medios o entornos de la fiesta brava podemos observar en algunos de sus actores sociales, como son entre otros, ganaderos, caporales, empresarios, autoridades taurinas, toreros, aficionados y críticos la utilización de las expresiones casta, encaste y bravura indistintamente.

Artículo

Por Julián Castro Marreno. MVZ San Antonio de los Altos, Venezuela. 

 

Es evidente, que existen posturas  diferentes en los actores sociales de la fiesta brava, en el uso de los términos propios de este medio. Como ejemplo observemos estas expresiones:

Manuel Chopera, coloca: “al aumentar la nobleza sin disminuir la bravura, se perdía, no obstante, dureza, es decir la casta”. Mientras, Álvaro Domecq y Diez, expresa: “Para mi, dureza no es casta, la casta es nervio”.

La tertulia como expresión social tiene una especial significación de participación, enriquecimiento  en los conocimientos y como forma de esparcimiento. No obstante para obtener el mejor de los resultados en esa modalidad de comunicación, es necesario, entre otras cosas, manejar una significación semejante de los términos usados, coloquialmente se expresa “hablar en los mismos términos”, o por lo menos conocer a que se refieren nuestros contertulios.

En los medios o entornos de la fiesta brava podemos observar en algunos de sus actores sociales, como son entre otros, ganaderos, caporales, empresarios, autoridades taurinas, toreros, aficionados y críticos la utilización de las expresiones casta, encaste y bravura indistintamente. Así mismo el concepto que pretenden expresar, con cada una de estas palabras,  no siempre es el mismo para cada uno de ellos.

Veamos la definición de los vocablos en cuestión:

En este ámbito se considera la  casta como el origen o raza de donde procede el toro de lidia, es la herencia genética que le otorga sus características esenciales en cuanto a morfología y comportamiento. Se identifica como el genotipo del animal. Refiriéndose a la constitución orgánica, estructura y funcionalidad de cada toro, comprendiendo todos los factores hereditarios de los ascendientes.

Otras  acepciones de la palabra casta son, en una de ellas, la expresión es usada como generación o linaje, línea de ascendencia o descendencia de los hierros actuales, y en otra, el genio y poder de combatividad que demuestra el toro en la lidia.

Esta última acepción es a la que  comúnmente se hace referencia al hablar de casta, y  se dice que un toro está descastado cuando no tiene ninguna combatividad. No obstante, la casta se le estima como buena o mala, hay quien la cataloga de mala si tiene una excesiva dosis de nervio y genio (bronco) y que es buena si ocurre lo contrario, si no tiene nervio y genio en exceso. Es frecuente hablar de mucha casta o de poca casta según esté por encima o por debajo de la combatividad suficiente para la lidia.

Por otra parte el  encaste es el conjunto de animales que pertenecen a una o varias ganaderías, comparten el mismo origen genético,  y poseen  características zootécnicas y comportamiento comunes. Los distintos encastes se han formado a través de la selección realizada a partir de las castas fundacionales de procedencia, o a partir de diversos cruzamientos entre castas o encastes del mismo tronco.

Ahora bien la bravura es considerada como una  condición ancestral puramente defensiva, que se convirtió, a fuerza de herencia acumulativa y a merced de procedimientos selectivos y control funcional, en franca acometividad.

Es así que el ganado de lidia es producto de una selección orientada a fijar el carácter de la acometividad, la cual es referida como la expresión ostensible  de la bravura para el observador.

Una postura  enfocada sobre la observación de la funcionalidad estima que es la cualidad específica de los toros de lidia. Manifestada por el conjunto de comportamientos del toro a lo largo de la lidia, según y acorde con los estímulos recibidos de los individuos (toreros) que estén con él en el ruedo.

En el VIII Congreso Mundial de Criadores del Toro de Lidia, José R. Sarasa Junto, sociólogo, presentó el trabajo “Tesis Cultural de la Bravura”, donde por la técnica delphi, consulta un panel oculto de 24 expertos, haciéndoles nueve preguntas,  por razones de espacio, solo en función del propósito de este articulo, vamos a citar a continuación algunos de los conceptos emitidos por los consultados, solo para 2 de las  preguntas, ya que van acorde con la inquietud expresada en estas notas.

¿Que es la bravura? 

Textos de las  respuestas donde hay convergencia: 

Es la capacidad de lucha del toro hasta la muerte, con la condición de que lo haga con entrega.

La bravura del toro consiste en embestir constantemente hasta el final, sin mostrar síntomas de fatiga. Cualquier animal salvaje si le diesen tres puyazos ¿iría a más? ¿Se arrancaría más fuerte? Esa es la cualidad que distingue el toro de otras especies. Bravura es la capacidad de acometividad con potencia, resistencia y nobleza. El hecho de acometer y de acudir al cite es lo que caracteriza al toro de lidia. 

La bravura también puede definirse como el desarrollo obtenido al seleccionar la capacidad de acometer: la fiereza seleccionada y orientada hacia la nobleza. O sea, la bravura encaminada hacia la creación de belleza.  O en cuanta conjunción armónica de agresividad, codicia, combatividad y nobleza. De todos modos, la bravura es un concepto subjetivo y evolutivo, pero distinto de la fiereza. La bravura es cultural, un vestigio más  del paso del hombre sobre la Tierra.

Textos de las repuestas donde hay divergencias: 

Para una minoría de los participantes en el delphi (12%), la bravura apareció durante la selección natural, por tratarse de un fenómeno medioambiental, propio de áreas determinadas como Andalucía, Salamanca o Navarra, en las que nacieron las castas fundacionales.

Un grupo significativo (28%) opina que la bravura, tal como hoy la entendemos, aparece sólo durante la selección artificial practicada por los ganaderos. Las manadas antiguas tenían cierto grado de acometividad. Para los festejos  taurinos las reses se probaban y se entresacaban. La bravura es justamente el desarrollo obtenido al seleccionar aquella capacidad germinal de acometer. Después se exigió que embistiesen de una determinada manera y es cuando la acometividad primitiva se transformó.  

El sector mayoritario (60%) adopta la postura ecléctica: la bravura surge cuando la mano del hombre actúa sobre la materia prima de la agresividad primigenia. Comienza durante el periodo de la selección natural, cuando los bovinos montaraces embestían para defenderse del hostigamiento, y alcanza su cenit durante la selección artificial, orientada esta por el ganadero hacia la mejora de aquella agresividad primitiva. La mano del hombre ha aportado la nobleza del toro.

¿Casta y Bravura son  idénticas?

Responden si el 24% Y no el 52% y un 24% no contesta.

Argumentos de los que expresan que son idénticas:

 Casta y bravura son similares. Y raza también. El toro con raza es el que tiene casta y bravura. Un toro está encastado cuando embiste con temperamento. La casta tiene que ir aparejada al poder. Para mí la bravura sin casta es imposible. La bravura es consecuencia de la casta. La casta es lo que genéticamente lleva el toro. La casta es la bravura seleccionada. Un toro encastado es un toro enrazado y con poder.  

Argumentos de los que expresan  que son diferentes:

 La bravura incluye la casta. No se pueden identificar con exactitud ambos términos, porque la palabra bravura conlleva más cosas que la casta. Son caracteres independientes que se heredan de forma independiente. Casta es la unión de los caracteres de fortaleza física y fiereza. Casta y bravura son caracteres que ni siquiera se heredan conjuntamente. 

Con la referencia citada ratificamos la  observación hecha anteriormente, de como coexisten usos o comprensiones  diferentes de vocablos taurinos, por parte de  personas que comparten en el mundo de la fiesta brava.

 Finalmente hay que resaltar la importancia y virtud de la comunicación, sea a través de las tertulias, charlas, conferencias o  artículos, entre otros instrumentos para cultivar nuestra cultura taurina. No es conveniente instaurar un modelo de conocimientos. Por lo contrario la tendencia debe ser de amplitud, sin descalificaciones y comprensión de la tradición y la modernidad. No obstante, el conocer bajo que términos se expresan nuestros contertulios nos va a facilitar y mejorar la comunicación.

Referencias Consultadas: 

 

  • Centro Etnográfico del Toro de Lidia. Junta de Castilla y León.
  • Domecq y Diez, A. El Toro Bravo.
  • Sarasa, J.R., Tesis Cultural de la Bravura.
 



Comentarios