Inicio  » Baul  » ACCIDENTES AÉREOS POR AVES

ACCIDENTES AÉREOS POR AVES

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

22/09/2011

Resumen

En anteriores  Artículos de Opinión publicados en varios portales y en relación a las aves migratorias, nos hemos referido  a dos épocas muy peligrosas para la presentación bien de brotes de Influenza aviar o accidentes aéreos, ocasionados por ellas,  en diferentes países situados especialmente en el hemisferio norte (Boreal).

Artículo

 

Por Prof. Dr. Oscar Rivera García (garios@une.net.coM.V.Z de la Universidad de Caldas. Universidad de Caldas Miembro ASEVEZ y COMVEZCAL. Decano Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios y Zootecnistas Especialistas en Avicultura (AMEVEA). Miembro VVS (Veterinarios Vida Silvestre). Miembro RedSPVet (Red Salud Pública Veterinaria). Docente Aula Virtual Veterinaria de Veterinaria.org, en cursos de Bioseguridad y Zoonosis. Conferencista sobre Zoonosis, Bioseguridad y Aves Migratorias.

 

  De las 10.000 especies de aves que se estima existen en el mundo, se calcula que el 50 por ciento migra. La migración  es un fenómeno principalmente del hemisferio norte (Ártico). En el hemisferio sur (Antártico), la migración estacional es menos evidente. Lo hacen por un instinto genético, desencadenado por un  estímulo fisiológico primario  debido  al cambio en la longitud del día  e igualmente relacionados con  cambios hormonales y a la falta de alimento.

 

En el Ártico cuando se inicia el  otoño  los días se acortan y al comenzar el invierno son menos las  horas de luz día, comienza   una fuerte disminución de la temperatura y empieza a caer la nieve que cubre todo el terreno en donde viven lo cual  provoca la desaparición de insectos, pequeños invertebrados, semillas, granos y plantas que dejan a las aves sin alimento razón por la cual inician vuelo hacia otros sitios geográficos del mundo en donde puedan sobrevivir.

   El recorrido de la migración suelen realizarlo dos veces al año, uno al finalizar el otoño y comienzo del invierno (meses de Octubre y Noviembre) cuando parten del Ártico hacia zonas que les garanticen una mejor temperatura, más horas de luz y suficiente alimento, y el otro el viaje de regreso desde los diferentes continentes hacia su sitio de partida en el Ártico que coincide con la iniciación de la  primavera (meses de Marzo y Abril) y ya derretida la nieve y descongelada el agua, van a encontrar de nuevo suficiente  alimentación y gracias a los días más largos del verano  inician la etapa de reproducción (apareamiento, postura, cría y levante).

   Justamente, Septiembre-Octubre 2011,  se ha iniciado una nueva y masiva migración de centenares de especies de aves que por miles, partiendo del Ártico y haciendo escala en los diferentes países que cruzan  van en busca de alimento por un período de seis meses.

 

Este fenómeno, casi cronológicamente,  se repite anualmente de ahí que las alertas deben ser tenidas en cuenta año por año.    Rutas

El clima de la región ártica es uno de los más duros de todo el planeta, por ello las aves deben realizar largos  trayectos de migración que las lleva a buscar su sustento en regiones tan alejadas como Oceanía, Sudamérica o Sudáfrica en recorridos de desplazamiento de miles de kilómetros. Algunas aves utilizan como zona de descanso los humedales, desembocaduras de ríos, embalses, lagunas, espejos de agua,  en donde, encuentran alimento suficiente para proseguir el viaje. 

Por ello en el actual momento se están observando en los cielos de  Rusia, Europa, Asia, África, Oceanía, Australia, Canadá, Estados Unidos, Centro y Sur América. 

En resumen se distribuyen por todo el mundo dependiendo de la especie y del hábitat que requieren.

 
 

En lo que respecta al continente latinoamericano esta gráfica resume como se distribuyen en los diferentes países.

  




    Al salir del Ártico a partir de  septiembre y octubre, para dirigirse a diferentes países, hacen escalas para descansar y alimentarse en Canadá, Estados Unidos, México, Centro América, Cuba, Haití, Republica Dominicana, Venezuela, Guyana, Surinam, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile. 

De acuerdo a la especie y hábitat, al llegar a la nación escogida, se distribuyen entre el nivel del mar hasta alturas de 3.000 metros y permanecen en estas áreas durante 6 meses cuando inician el viaje de regreso hacia el norte, coincidiendo con la llegada de la primavera, entre los meses de marzo y abril, ciclo que se repite año por año. 

Vale la pena anotar que debido al cambio climático  y al calentamiento global, los cada vez más frecuentes fenómenos naturales como: sequías extremas, inviernos prolongados, fríos intensos, altas temperaturas ambientales, huracanes, incendios forestales, erupciones volcánicas, inundaciones, días muy nublados,  deforestación, entre otros,  estas épocas ya no se cumplen  con la puntualidad tradicional y  se empiezan a observar adelantos bien de la migración como demoras en los regresos e inclusive hasta ciertos cambios de las rutas de ida y regreso.

  

En estas épocas  es fácil observar bandadas compuestas por miles de aves de diferentes especies que surcan los cielos ya hacia el sur o hacia el norte, de nuestro continente de  patos, gansos, garuñas, águilas, halcones, garzas, golondrinas, gallinazos, gavilanes, gaviotas, buhos, entre otras.  

Por esta razón pueden ocurrir en estos dos períodos del año,  los mayores riesgos de accidentes aéreos ocasionados por el choque de aves con aeronaves o por la succión de ellas por la turbinas  de los aviones.

  Según  un experto aeronáutico de la compañía Air Europa, el impacto con aves es algo 'muy habitual' en maniobras de aterrizaje y despegue de un avión, aunque el peligro surge cuando penetran en las turbinas de los motores tras la colisión, lo que puede llegar a paralizarlos o dañarlos seriamente.

  Vale la pena reflexionar hasta que punto esta habitualidad  merezca hoy en día una mayor atención por parte de las empresas aéreas, los  controladores de vuelos, pilotos y demás funcionaros de las aeronáuticas,  máxime cuando año por año se están incrementando las frecuencias de  rutas aéreas  a nivel nacional e internacional para lo cual igualmente se han adquirido  mayor cantidad de aviones.

  TODA CLASE DE AVES

  Otro importante factor a tener en cuenta hace relación a las consecuencias de la ola invernal,  el calentamiento global y el cambio climático .que han ocasionado grandes inundaciones en zonas vecinas a los aeropuertos y algunas aves migratorias especialmente acuáticas, descontroladas en sus rutas,  al observar  estos espejos de agua llegan allí en busca de alimento y dichas áreas al bajar los niveles de agua dejan pantanos que pueden contener cadáveres de animales y es entonces cuando aparecen aves carroñeras.

Pero no le debemos echar toda el agua sucia a las aves migratorias, muchos accidentes con aviones, avionetas, helicópteros se han presentado por la presencia de aves nativas o carroñeras en las vecindades de los aeropuertos ya por que existen basureros, rellenos sanitarios, plantas de sacrificio de bovinos, porcinos, lagunas, canales, represas o cualquier otro hábitat que favorezca la presencia permanente de las mismas.



Asombroso que, en pleno siglo XXI, un pájaro de metal que puede despegar con un peso de hasta 77.000 kilogramos caiga a causa de un impacto con una bandada de aves.

El percance  de un avión  de pasajeros, un Airbus 320 de US Airways, con 155 personas a bordo, minutos después de despegar del aeropuerto neoyorquino de La Guardia. , en el  mes de Enero 2009,  cuando el piloto, providencialmente, pudo acuatizar la nave en el río Hudson,   ha puesto nuevamente en el tapete la amenaza que representan las aves para los aviones, especialmente en las épocas migratorias de los ejemplares más grandes.

   Las aves involucradas en este accidente fueron gansos canadienses (Branta canadensis ), en pleno vuelo migratorio  que pueden  alcanzar casi dos metros de envergadura en las alas y llegan a pesar más de seis kilogramos

 



 

PROBLEMA COMÚN  

Los motores de los aviones son muy delicados y  puede resultar catastrófico si un ave de ese tamaño es aspirada por el motor y destroza las paletas. Los restos se esparcen por todo el motor y no se está hablando de los huesos, plumas, vísceras, sangre  del ave, sino de grandes fragmentos de metal que se pueden estrellar contra virtualmente cualquier parte del motor,  el interior del motor está compuesto por compresores y turbinas cuyas aspas giran a miles de revoluciones por minuto.


Si una se rompe, los resultados pueden ir desde una especie de ruido extraño, los pilotos lo denominan estornudo, hasta  movimientos violentos y una pérdida total de energía. En muy raras ocasiones el motor se desintegra. Pero el peligro de daños aumenta cuanto más grande es el ave.

   Imagínense lo que es el choque contra un pato,  o  un buitre a 250 nudos (unos 460 kilómetros por hora) que es el máximo de velocidad a menos de 10.000 pies de altura, en este accidente específico el choque con un ganso canadiense sometió al avión a una fuerza de impacto de más de 23.000 kilos, fuera de los que entraron a las turbinas.

 

El impacto con pájaros, según parece,  es algo 'muy habitual' en maniobras de aterrizaje y despegue de un avión, aunque el mayor peligro surge cuando penetran en las turbinas de los motores.

   Como dato curioso vale la pena citar que en 1905 dos de los pioneros de la aviación, los hermanos estadounidenses Orville y Wilbur Wright, fueron los primeros en registrar, en su diario, un impacto con pájaros, que no tuvo mayores consecuencias.

  Las aves han causado 668 incidentes aéreos en Estados Unidos en las últimas tres décadas, según datos de la Administración Federal de Aviación (FAA, generalmente por palomas, búhos, gaviotas y gansos.

 

Los aeropuertos disponen de diversas medidas para mantener a las aves alejadas de las pistas entre las que destaca el uso de animales de cetrería, especialmente halcones adiestrados para tal cometido, sirenas, espantapájaros, pistolas que disponen de un láser que dispersa y  aleja las bandadas de pájaros y tiene un alcance de hasta 200 metros; un truco bastante común es recorrer la pista en un vehículo o motocicleta desde el que se transmiten, por altoparlantes, grabaciones de aves de rapiña. 



 

 



CONTROL CON AEROMODELO MECÁNICO



 Por su audacia y las características de su vuelo, el azor (gavilán) es una de las aves preferidas por los cetreros. Sus alas le permiten una gran movilidad y capacidad de maniobra, pudiendo ladearse totalmente para pasar entre cualquier obstáculo. Además, esta rapaz es un temible depredador capaz de ahuyentar a grandes bandadas de pájaros que, ante su presencia, se alejan aterrorizados. 

El azor (Accipiter gentilis) es un ave rapaz perteneciente al orden falconiforme y, dentro de éste, a la familia accipitridae. Recibe también los nombres de azor común, azor septentrional, azor norteño y gavilán azor.



Partiendo de estos principios y usos de la cetrería, la empresa mallorquina Bird Raptor ha creado un aeromodelo, conocido como Falco Robot GBRS, que imita a la perfección el vuelo –volteo, ataque, sobrevuelo en corrientes térmicas...– de esta especie, provocando en los pájaros gregarios una reacción instintiva de fuga.

Aeromodelo de gavilán
Aeromodelo de gavilán


El funcionamiento del robot en referencia depende de un motor eléctrico alimentado por baterías recargables de litio, que sólo utiliza para ascender y aterrizar, porque durante el vuelo el aparato aprovecha las corrientes térmicas de aire, como hacen las rapaces. 

El sistema está dirigido por una persona experta que aplica los protocolos de vuelo necesarios. 

Los casos más problemáticos son los de las aves que se mueven en las zonas cercanas a los aeropuertos, especialmente en las épocas migratorias, ya que puede provocar graves daños al impactar o ser tragadas por los motores. Para evitar este problema, los responsables de los aeropuertos han buscado diferentes soluciones.  

Los métodos que existen en el mercado para solucionar este problema se dividen en dos grupos: los aparatos fijos que emplean ruidos u otras estrategias, y las rapaces, que intimidan por su carácter depredador. Este último, sin embargo, también tiene puntos débiles, como el largo período de entrenamiento de las rapaces. Sin olvidar que en determinadas épocas, como las de apareamiento, no vuelan.

  CHOQUES, PÉRDIDAS Y MUERTOS 

Según el Bird Strike  Committe USA los accidentes e incidentes derivados de choques con aves y animales le esta costando a la aviación civil y militar  1  billón de dólares USA al año, lo que equivale al costo que ocasiona las pérdidas de equipaje en la aviación comercial. 

Se tienen contabilizadas 195 personas fallecidas por este tipo de colisión desde 1.988. Han sido reportadas 5.100 colisiones con aves por la Aviación Militar de USA  y 7.100 colisiones con aves en la Aviación Civil USA y se sospecha que incluso un 80% de choques con aves no son reportados. Actualmente existen más aviones, más rutas aéreas y más  pájaros que hace 40 años, lo que hace que el riesgo sea cada vez mayor. 

Los componentes de los aviones comerciales están diseñados con las siguientes condiciones:

   Los cristales pueden soportar choques con aves de  hasta 7 kilos de peso a velocidad de crucero. El fuselaje del avión puede soportar choques con aves de hasta 9 kilos de peso a velocidad de crucero, las dificultades se presentan cuando las aeronaves colisionan con aves de mayor peso o con bandadas

 



    DISPOSITIVOS UTILIZADOS PARA EVITAR LAS COLISIONES CON AVES

   Actualmente se ha conseguido  que la  trayectoria de un ave quede desviada gracias a la utilización de sistemas parecidos al sonar de los submarinos. El problema es que no se puede controlar hacia donde va a ir esa ave una vez desviada.  
Prácticamente los sistemas utilizados inciden en la vigilancia y estudio del paso de las aves.

 



 

REFERENCIAS DE CONSULTA     



Comentarios