Inicio  » Baul  » Quién es el animal ?

Quién es el animal ?

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

24/09/2011

Resumen

Queremos compartir con ustedes un artículo escrito a manera de crónica, se trata de una serie de sucesos de la noche del lunes 20 de septiembre, narra la historia de 2 universitarios próximos a recibir su titulo como médicos veterinarios  que por azares de la vida se encuentran con canino victima de la crueldad del ser humano.

Artículo

Por: Sergio Andrés Cortés Díaz  y Cristian Hernán Vargas Monge. Estudiantes MVZ Universidad de la Amazonia, Florencia, Caquetá, Colombia.

No se trata de una adivinanza, se trata de una realidad que cada día cobra más víctimas, que en la gran mayoría de los casos pasan desapercibidas por el ojo inhumano, aquel homo sapiens o ser pensante llamado hombre al que parece ser que cada día que pasa, un poco de lo llamado sapiens se va perdiendo. No hay duda; aquel que algún día dijo “el ser más cruel de la naturaleza es el hombre” tiene toda la razón. Cada día las sociedades son más violentas, estamos destruyendo nuestro medio ambiente e igualmente existen muchos problemas que aquejan la humanidad. Que coincidencia, todo lo anterior causado por quién…? Es verdad, el hombre. Uno de esos tantos seres horripilantes que quizás no deberían existir, es el causante de  que a esta hora las 0:24 min del día 21 de septiembre del 2011  esté frente a una pantalla escribiendo para dar a conocer una realidad de poca importancia para muchos.  

Tal vez usted ha escuchado sobre crueldad animal, ha recibido mails donde se ve cómo maltratan a los “animales”, ha visto en la televisión movilizaciones en pro de la defensa de los derechos de los animales, o vio en las noticias cómo unos policías vilmente asesinaban un indefenso canino hace algunos meses? Cifras o estadísticas oficiales no tenemos, solo sabemos que en los últimos meses grupos al margen de la ley han utilizado 3 equinos en diferentes sectores del departamento del Caquetá con objetivos criminales, en donde aquellos indefensos seres vivos son cargados con explosivos y posteriormente detonados, cada día en nuestras calles hay mas individuos caninos deambulando; muchos de ellos en estado deplorable, con patologías que van desde problemas dermatológicos, hasta fatidicos desenlaces en accidentes de tránsito.  

 

Precisamente es sobre un indefenso canino que les quiero contar; “el mejor amigo del hombre”. Será sólo en ese dicho porque en realidad en muchos casos el hombre es el enemigo número uno del perro.    

Florencia Caquetá Colombia, ocho (8) de la noche del día 20 de octubre de 2011.  

Dos jóvenes universitarios próximos a recibir el título de médicos veterinarios zootecnistas  de la universidad de la amazonia, realizan  limpieza a las heridas de un paciente felino poli traumatizado, quien se recupera satisfactoriamente luego de debatirse entre la vida y la muerte a causa de una  riña al parecer con un perro del vecindario.   

En ese mismo instante en otro sector de la ciudad, Andrés, un joven lleva sus ropas manchadas de sangre, proveniente de las heridas que sangran copiosamente de un pequeño cuerpo que carga entre sus brazos y que pasea por la ciudad en busca de asistencia médica, asistencia que no encuentra y que le hace ver como la vida se desvanece poco a poco entre sus brazos. Esta parece ser una historia más de pacientes humanos que mueren en las puertas de los hospitales y que no reciben atención; pero no es así, el paciente del que les estoy hablando es un canino de 6 años de edad, de raza pitbull quien minutos antes fue víctima de un animal quien tomo un machete y atento contra su vida.  Andrés no conoce a quién lleva en brazos, sólo fue testigo del cruento ataque, el amor hacia los animales lo llevó a emprender una odisea en busca de un médico veterinario, veterinario que no encontró ya que desafortunadamente para él -pero aún más para Mateo- las clínicas y/o consultorios de la ciudad sólo atienden en horario de oficina, es decir hasta las 6 de la tarde.  

8:30 de la noche.  

Los jóvenes terminan su labor con el paciente felino y se dirigen a atender un caso en otro sector de la ciudad, se trata de un paciente canino hembra de raza criolla de hábitos callejeros, de quien se dice es la perra de la cuadra o del vecindario. Qué ironía, lo ideal sería que al ser la mascota de la cuadra tuviese varios dueños, es decir que goza del cuidado y el bienestar que le brindan a diario. Pero la realidad es completamente diferente  presenta dificultad para desplazarse, al parecer por accidente con vehículo automotor. Su cuerpo está infestado de garrapatas y presenta una miasis por herida abierta a nivel del cuello. “Se nota la preocupación de sus múltiples dueños por su estado.”   

Mientras se desplazan a hacer revisión de este caso, uno de ellos recibe una llamada que hace que la próxima parada sea en un lugar diferente. La llamada la realiza Deisy una funcionaria pública defensora de los animales, quien está en aras de establecer una fundación  en nuestra ciudad ya que esta carece de una entidad o institución que se preocupe y sea la voz de aquellos que no la tienen, pero mientras eso sucede, Deisy con los pocos recursos que subsiste trata de multiplicarlos para ayudar perritos en estado de abandono.  Andrés en su trasegar por las calles de Florencia llega a casa de Deisy exhausto casi sin aliento, expectante de encontrar alguien quien le diera una luz de esperanza. El destino de los futuros médicos había cambiado, ahora se dirigían a atender una emergencia, en la que pondrán todo su conocimiento y poca experiencia pero que asumen con gran responsabilidad.   

8:50  de la noche.    

El paciente es encontrado en estado de shock, pupilas dilatadas, temperatura de 37 cº, con taquicardia y taquipnea, 2 heridas abiertas, una de ellas en miembro anterior izquierdo a nivel del húmero y la otra un poco mas dorsal comprometiendo la escapula, al parecer hay una fractura a nivel de de la cuarta costilla y a afectado cavidad torácica. El paciente requiere de una atención médica especializada de inmediato, atención con la que no contamos, ya que en nuestro medio, una región aislada del interior del país muchas veces olvidada, que presenta déficit en muchos sectores y no cuenta con una optima atención en salud publica, es difícil llegar a pensar que el desarrollo de la medicina veterinaria les interese mucho.  Ante la premura del caso es ágilmente improvisada una sala de urgencias en el interior de la vivienda, una mesa plástica sirve como soporte para atender este paciente, los brazos de alguien servirán como atril para sostener el suero fisiológico. Y se espera sacar adelante este caso con los pocos materiales médicos al alcance.   

9:00 de la noche.  

Mateo se debate entre la vida y la muerte sus signos vitales empiezan a desfallecer está cada vez más cerca del más allá, tal vez en este momento esté viendo la luz al final del túnel. Ha entrado en paro respiratorio. Inmediatamente sus médicos inician protocolo de reanimación, uno de ellos le pasa una sonda endotraqueal, mientras el otro monitorea que el corazón marche de la mejor manera, tan sólo unos segundos después de iniciada la ventilación asistida, el corazón empieza a fallar, pero todos en esta sala de urgencias mantienen vivas las esperanzas y confían en que todo saldrá bien. Ahora se presenta paro cardiorespiratorio. Todos hacen fuerza para que Mateo resista la lucha. Una dosis de adrenalina es aplicada, se continúa con resucitación cardiopulmonar; Mateo responde, parece ser que por un instante estos luchadores han logrado arrebatarlo de las garras de la muerte que vorazmente asecha el lugar. Se escucha un estornudo, se observa algo de sangre en la sonda endoraqueal, segundos después una nueva lucha entre la vida y la muerte empieza, se continúa con protocolo de reanimación; es una batalla donde hay que dejarlo todo y que por ningún motivo se puede perder. Van 20 minutos aproximadamente pero esta vez esa lucha que se vive a diario en cualquier sala de emergencias fue ganada por ese ser macabro vestido de negro y una oz en sus manos, hoy auspiciado por un ser que llama así mismo humano pero que su actuar es de un completo animal.   Mateo se nos fue. Se observan rostros de tristeza, impotencia, y al mismo tiempo un resentimiento hacia esa persona capaz de de realizar tal barbarie. Sólo queda la satisfacción del deber cumplido.      



   Tal vez ese sea uno de los tantos  casos que usted conoce, o peor aún uno de los miles que van a quedar en la impunidad. Si este es el presente, ni imaginar el futuro. Si alguien es capaz de maltratar un indefenso ser, que se espera de su actuar en una sociedad? No seamos más animales tratemos de ayudar a quienes ayudan; muy seguramente usted conoce de algún caso de maltrato, de un perrito callejero, de madres felinas que pronto verán que sus cachorros desaparecerán de un momento a otro y muy seguramente irán a parar a un caño de aguas negras, en este momento mientras usted lee esto en algún lugar habrá un animal haciendo de las suyas. QUIÉN ES EL ANIMAL? Es el momento de actuar.

 

 



Comentarios