Inicio  » Baul  » Auditoria de programas de salud pública veterinaria

Auditoria de programas de salud pública veterinaria

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

18/03/2012

Resumen

La auditoria evalúa los aspectos inherentes a la organización, su programación, ejecución de actividades, utilización y manejo de los recursos, resultados operacionales, grado de cumplimiento de los objetivos propuestos, respeto y utilización de las normas y procedimientos jurídicos que pautan y ..... 

Artículo

Por Julián Castro Marrero M.V. -  castromarrero45@gmail.com

 

Las entidades gubernamentales encargadas de llevar a cabo los programas de salud pública veterinaria, Ministerios de Agricultura y/o Salud, en la mayoría de los casos, reducen la evaluación de estos a presentar cuadros de volúmenes de actividades. Cantidades de inmunizaciones, diagnósticos, consultas, inspecciones, capacitaciones, certificaciones es decir  miden su servicio por la cuantía de sus actividades y no por el impacto en los usuarios.

  Los recursos del estado destinados a este tipo de programas, generalmente son escasos para cubrir la atención de las necesidades, identificadas en el campo de la salud pública veterinaria. Por lo tanto es necesario utilizarlos con eficiencia, eficacia y transparencia. Estableciendo qué hacer, metas, plazos, medios y costos. Es decir elaborar programas. No obstante, incluyendo en su ciclo, la evaluación con auditorias periódicas y sistemáticas o cuando se sientan ruidos relacionados con ellos.

  La auditoria evalúa los aspectos inherentes a la organización, su programación, ejecución de actividades, utilización y manejo de los recursos, resultados operacionales, grado de cumplimiento de los objetivos propuestos, respeto y utilización de las normas y procedimientos jurídicos que pautan y dan marco a las actividades contempladas, satisfacción del personal del servicio y su permanente actualización, y el impacto en el usuario de los servicios prestados.

  Crear la cultura de evaluación dentro de las instituciones que adelantan estos programas, es base fundamental para el logro de resultados satisfactorios para los sujetos de los servicios, así como para los trabajadores de esos ministerios y por ende para una mejor y mayor utilización de los recursos disponibles.

  La auditoria de gestión permite hacer el seguimiento a los programas. Al determinar: sí generan el beneficio social esperado, el cumplimiento de sus objetivos y metas, los factores que influyen sobre su instrumentación y puntos críticos, la operatividad organizacional y la eficiencia y eficacia en la asignación y manejo de los  recursos.

  Es básico el análisis global de los objetivos y metas para conocer sí existe coherencia entre ellos, así como también examinar sí los medios asignados son adecuados en calidad y cantidad a los fines u objetivos planteados.

   La realización de auditorias puede traer malestar en el seno de las instituciones, con el propósito de evitarlos y facilitar su puesta en práctica es conveniente: definir sus objetivos, establecer una metodología adecuada al programa y a la organización existente, y crear condiciones adecuadas a su implementación.

  Los objetivos a considerar pueden estar definidos de la siguiente manera:

  ü       Establecer el grado en que el ente y sus servidores han cumplido los deberes y atribuciones que les han sido asignadas.

 

ü       Determinar el cumplimiento de los objetivos y metas del programa, la pertinencia de su establecimiento, los factores que influyen en su consecución y nudos críticos.

  ü       Calificar la calidad de los servicios prestados, dentro de las actividades que contempla el programa para lograr sus objetivos.

  ü       Evaluar la calidad y confiabilidad de las informaciones presentadas sobre las operaciones y resultados de la administración del programa.

  ü       Constatar el cumplimiento de las disposiciones legales, normas y procedimientos establecidos en el marco operativo de la institución.

  ü       Determinar el grado de calidad de los bienes adquiridos.

  ü       Emitir opinión sobre los presupuestos asignados de acuerdo a los objetivos y metas, y los estados contables y financieros.

  ü       Mantener control sobre el conjunto de mecanismos y procedimientos establecidos para asegurar la eficacia de sus operaciones.

 

 ü       Fomentar la cultura de evaluación de la gestión, del desempeño y la rendición de cuentas en función de los resultados esperados y de la consideración de esta como parte del ciclo del programa.

Disponer de una metodología específica, que establezca el proceso a seguir de manera sistemática en el desarrollo del trabajo de los auditores, y que esta sea conocida por los actores involucrados, facilita y contribuye a que la auditoria sea mas efectiva, además que crea un camino que da mayor facilidad a su ejecución.

Hay que elaborar un nido para que la auditoria no sea incomoda, sino por lo contrario, se lleve a cabo confortablemente, por lo cual hay que crear condiciones como:

 

  ·         Elaborar e instrumentar una planificación de actividades, darla a conocer a los actores involucrados y respetarla en todas sus partes.

  ·         Utilizar una metodología elaborada específicamente para el programa en cuestión.

  ·         Ejecutar la acción con personal formado en la materia que atiende el programa, capacitado para tal fin y debidamente informado sobre la organización de la institución y de los detalles del programa, sus objetivos, metas, actividades y recursos.

  ·         Concentrar la evaluación en los aspectos prioritarios del proceso a auditar.

  ·         Disponer de libre acceso a la información del programa a auditar.

  ·         Verificar y registrar los hechos y evidencias (positivas y negativas)

  ·         Disponer y utilizar el tiempo adecuado para la realización de la planificación propuesta.

 

 

·         Crear un ambiente de trato con el personal involucrado que facilite la comunicación y de cabida a la flexibilidad para atender imponderados.

Aun cuando el actor fundamental en los programas de salud pública veterinaria es el gobierno, ya que es quien asigna los recursos, en la actualidad se han abierto espacios para la participación social. De tal manera que cooperantes del sector trabajan de la mano con instituciones oficiales. El sector privado, gobiernos locales, organizaciones internacionales, organizaciones gremiales de industriales o productores o profesionales y organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro han venido incorporándose en la promoción e instrumentación de los programas, y estos deben ser consultados en la implementación de las auditorias, así como también informados de sus resultados.

La realidad nos señala trabajar en dirección de instaurar en las instituciones de salud y agricultura la cultura de elaborar programas, e incluir en ellos la etapa de evaluación. Los funcionarios deben hacer suya esa acción y la institución formalizar reglamentariamente evaluaciones y auditorias, para así darle a estas la necesaria permanencia, sostenibilidad y continuidad administrativa.  

 

 

Bibliografía consultada

  • Amezara, C. Evaluación de programas sociales. Ediciones Díaz Santos. Madrid-España, 1997.
  • Castro, J. Evaluación de programas de salud publica veterinaria. Portal Albéitar. Zaragoza-España. 2011.
  • Castro, J. Promoción de salud publica veterinaria. Portal Albéitar. Zaragoza-España. 2012.
  • Consejo Consultivo de las estrategias para la reducción de la pobreza. Metodología de auditoria social a políticas publicas. Naciones Unidas. Honduras. 2007.
  • Contraloría General de la Republica de Perú. Marco conceptual del control gubernamental de los programas sociales. Perú. 2010.
  • Malagon-Londoño, G. y col. Auditoria en salud. Para una gestión eficiente. Librería Internacional. Colombia. 2003.
  • Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras. Auditoria de los programas sociales. El Salvador.2008.
  • Ruiz, María. La auditoria operativa de gestión pública y los organismos de control externo. El caso es pañol. Revista INNOVAR. Universidad Nacional. Colombia. 2005.
  • Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo. Guía general de auditorias publicas. México. 2000.
 
 



Comentarios