Inicio  » Baul  » Comunicar ciencia en español da prestigio a nuestro idioma

Comunicar ciencia en español da prestigio a nuestro idioma

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

30/09/2012

Resumen

No se trata de competir con el inglés, empeño inútil. Se trata de cuidar y poner en valor la lengua española. Ser generador de innovación constituye un extraordinario factor de reputación internacional. Hacer que los hallazgos científicos se expresen en español, sin excluir a otras lenguas, constituye un factor que transmite reputación a nuestro idioma.

Artículo


Por Javier Badía (Madrid, España) es periodista de formación y de vocación. 

Su interés por el lenguaje escrito también lo puedes seguir en Lenguaje Administrativo.

 

Pertenezco a una sociedad científica de periodismo que publica su propia revista especializada. Recientemente, sus responsables han planteado algunos cambios en relación con el idioma. Solo se aceptarán artículos en inglés o “en alguna lengua derivada del latín” [sic]. Ahora se publica enespañol, con índice, titulares, resúmenes y palabras clave también en inglés. Se trata de una revista científica de Comunicación hecha en España por profesores e investigadores españoles que solo publicará en inglés en papel y que para la Red, además del inglés, publicará en castellano, gallego, catalán, francés, italiano, portugués, rumano… (todas, derivadas del latín) en igualdad de condiciones. Según los responsables de esta revista, no hay otra para el reconocimiento científico de los trabajos. Por tanto, habrá artículos que no se publiquen en castellano.

Este planteamiento, con el que expresé mi discrepancia, me ha llevado a la reflexión. No hay duda de que la lengua dominante para la transmisión de la ciencia es el inglés. Auténtica lingua franca en la comunicación científica. Por supuesto, estoy a favor de la promoción de otras lenguas minoritarias hispánicas (portugués, gallego, catalán…). Entiendo lo del ahorro de papel en tiempos de crisis, que lleva a publicar en una sola lengua (inglés). Pero, ¿por qué renunciar al español en la Red?. Internet es difusión y, por tanto, visibilidad. Las revistas científicas españolas se publican en abierto (open access); desde luego eso es así para las editadas por las universidades y centros públicos de investigación.

Hay que recordar que el español lo hablan en el mundo más de quinientos millones de personas (si incluimos aquéllas que lo han aprendido como lengua extranjera) y que es lengua oficial en veinte países. Solo en Estados Unidos son cerca de 50 millones de hispanohablantes. Científicos e investigadores en decenas de universidades iberoamericanas se comunican entre sí en español, su lengua materna. Y habrá que recordar también que entre las grandes lenguas de comunicación internacional, solo el español ha logrado consensuar los tres códigos fundamentales de toda lengua culta: gramatical (la Gramática), léxico (el Diccionario) y ortográfico (la Ortografía).

La importancia cuantitativa del español (segundo idioma internacional, detrás del inglés) parece clara. También parece claro el prestigio del inglés, en tanto en cuanto su conocimiento permite el acceso directo a la producción científica y cultural de una comunidad a la que se otorga capacidad de liderazgo en los ámbitos económico, científico y cultural. La lengua transfiere e lprestigio de la comunidad que la habla: cuanto más prestigiosa sea esa comunidad, mayor será el interés por conocer su lengua.

Hasta aquí hemos llegado porque los índices de referencia que recogen los centros de documentación, bibliografía e impacto científico están en Estados Unidos. O porque los investigadores no anglohablantes se ven obligados a citar bibliografía procedente de los países anglosajones. O porque las normas de impacto internacional las determinan los centros de bibliografía y documentación anglosajones. Y no parece importar que la afluencia masiva a tales índices, en busca del reconocimiento de la investigación, desemboque en que se descarten artículos de calidad (por malas traducciones). En definitiva, hay un efecto en cadena que parece atribuir mayor calidad a cualquier revista en inglés, frente a las que se publican en otras lenguas.

No se trata de competir con el inglés, empeño inútil. Se trata de cuidar y poner en valor la lengua española. Ser generador de innovación constituye un extraordinario factor de reputación internacional. Hacer que los hallazgos científicos se expresen en español, sin excluir a otras lenguas, constituye un factor que transmite reputación a nuestro idioma. 

Fuente: hechosdehoy.com 

 



Comentarios