Inicio  » Baul  » Caracoles africanos como plaga potencial y riesgo para la salud en Venezuela

Caracoles africanos como plaga potencial y riesgo para la salud en Venezuela

Autor

Veterinaria.org

Fecha de publicación

24/05/2009

Resumen

El Dr. José Félix Oletta López envía fotografía del Achatina fulica reportajes y nota de interés para la salud humana relacionada con esta plaga potencial.

Artículo

Caracoles africanos reaparecen en el estado Aragua

Luego de pasar más de un año latente, el caracol africano, conocido por su nombre científico como Achatina fulica, vuelve a ser localizado en el estado Aragua, situación que ha causado inquietud en habitantes de varios sectores de la entidad por su rápida reproducción.

Se conoció que la proliferación del caracol fue detectada hace aproximadamente dos semanas, cuando representantes de la escuela La Democracia, en Maracay, denunciaron la presencia del animal.

Al lugar, se apersonó el director nacional de la Oficina de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente, Jesús Manzanilla, junto a representantes de ese mismo organismo en la entidad quienes hicieron un recorrido por la unidad escolar constatando una gran cantidad de moluscos. Por la situación y ante el tamaño de la especie, el representante del despacho ambiental anunció que solicitarán apoyo de los ministerios de Salud así como de Agricultura y Tierra para emprender conjuntamente medidas de manipulación y recolección del caracol, según se desprende de un boletín de prensa enviado por la oficina regional del Ambiente del estado Aragua.

El molusco, que puede medir hasta 10 centímetros de largo, ha sido considerado por expertos como una amenaza para la agricultura y la diversidad biológica, pues devora en corto tiempo grandes extensiones de vegetación, siendo ese su principal alimento. Este animal no había sido visto en cantidades desde finales del año 2007 cuando un brote del molusco, de condición hermafrodita, acabó con una plantación de cambur ubicada en El Limón. Aunque autoridades del Ministerio del Ambiente se están haciendo cargo de la recolección del molusco en la unidad educativa, las principales recomendaciones para manipular el animal se enfocan en el uso de guantes, pues aún se desconocen las incidencias en la salud. 

El caracol de origen africano, tiene hábitos nocturnos, pero pueden verse en el día, especialmente cuando llueve, pues salen de sus áreas en búsqueda de refugios. En Mariño también han sido localizados.

Fuente: Érika Guillén. El Universal, Maracay, Venezuela.17.05.2009

 

En 2007, este asunto fue conocido por la opinión pública mediante las notas de prensa recogidas por la misma periodista como la que anexo:

Escuela protesta por invasión de caracoles africanos gigantes

La proliferación de caracoles africanos (Achatina fulica) en las instalaciones de la Escuela Básica Emilio Medina fue el detonante para que este martes maestros y representantes de la institución escolar obstaculizaran el paso vehicular por la calle Principal del sector La Cooperativa al norte de Maracay, en busca de soluciones inmediatas. Judainia Olivo, representante de uno de los alumnos, relató que 'están invadidos de caracoles', pues se meten a los salones de clase. También han llegado al tanque subterráneo de agua, único sistema que surte al colegio.

Esta situación los tiene preocupados, pues aún no se sabe qué tipo de parásito transmite el molusco. Refirió que los caracoles fueron detectados dentro del tanque desde hace varias semanas, y a pesar de que los 300 niños tienen prohibido ingerir esa agua, la utilizan para lavarse las manos. Dijo que en un día han logrado recolectar hasta cuatro cuñetes de caracoles, en los alrededores del colegio y la mañana siguiente consiguen el doble.

La acción de calle, que se prolongó por más de tres horas, motivó a los organismos sanitarios de la entidad ha comprometerse a levantar toda la corteza terrestre que bordea el recinto escolar, para verter un químico que impida la reproducción del animal en la zona.

Fuente: Érika Guillén. El Universal, Maracay, Venezuela.7.11.2007

Importancia sanitaria

Ahora bien, el asunto tiene además de su importancia por las repercusiones sobre la frágil ecología del parque Henry Pittier, amenazada por la voracidad de esta especie que destruye muchas plantas se trata del riesgo potencial sobre la salud humana que seguidamente explico:

El caracol africano gigante (Achatina fulica) fue introducido clandestinamente a Venezuela desde 1993 (1) y desarrollado en el estado Aragua, norte de Maracay y Parque Nacional Henri Pittier (2) Distrito Capital, Barquisimeto, Lara y La Asunción, Nueva Esparta, en este último lugar según testimonios mas recientes.

Se ha demostrado experimentalmente (3) que el caracol Achatina fulica es un buen hospedero de un parásito nemátode de roedores y de moluscos, conocido como Angiostrongylus, que accidentalmente puede parasitar al hombre y producir la enfermedad angiostrongiliasis abdominal por el Angiostrongylus costaricensis.

La enfermedad fue confirmada por primera vez en Venezuela en una paciente en el estado Carabobo en 2006 (4).

El riesgo de nuevos casos ha tomado importancia por la cría y desarrollo ilegal de colonias del caracol africano gigante con fines comerciales, destinados a la venta como mascotas o para la producción de 'baba de caracol' sustancia con supuestas propiedades cosméticas o terapéuticas.

La eliminación del Servicio Autónomo de Sanidad Animal (SASA) materializada a comienzos de este año, debilita la posibilidad de luchar contra esta nueva plaga y sus serias repercusiones sobre la sanidad vegetal y humana.

Referencias

  1. Martínez E.R, Martínez M.E. (1997) Notes about Achatina áulica (Lissachatina) áulica (Bowditch, 1822). Dangerous African Snail (Pulmonada Achatinidae) introduced in Venezuela. Acta Biologica Venezuelica. 17: 37-40
  2. SASA. Servicio Autónomo de Sanidad Animal. Nota de Prensa sobre el Caracol Africano. (2008) www.sasa.gob.ve com
  3. Carvalhol O, Teles H Motal E M, Gomes Furtado de Mendocal C.L., Lenzi H.l. Achatina áulica Bowdich, 1822 (Mollusca: Gastropoda) como hospedeiro intermediário potencial do Angiostrongylus costaricensis, Morera y Céspedes 1971. Rev da Socidade de Med Trop 36: 6
  4. Incani R.N., Caleiras E, Martín M, González C. (2007) Human Infection by angiostrongylus costarricense in Venezuela. First Report of confirmed case. 49 (3) 197-200.  

 

 



Comentarios