Inicio  » Noticias  » Nace la Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios “FESVET”

Nace la Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios “FESVET”

Autor

Fecha de publicación

14/05/2018

Resumen

Los problemas de la profesión han obligado a los sindicatos a organizarse en una estructura de ámbito nacional que reclama trato sanitario real de la veterinaria.





Sindicatos profesionales veterinarios de diferentes comunidades autónomas como son Castilla y León, Extremadura y Asturias, a las que en breve se sumará Galicia, se han unido en una federación estatal presentada al público este lunes 14 de mayo en la sede del Consejo General de Colegios Veterinarios de Madrid. 

Artículo

Durante este acto, el Presidente, Juan Carlos Alonso, afirmó que este organismo nace con el principal objetivo de unir fuerzas para solucionar los graves problemas que azotan a la profesión en la actualidad. Su ámbito de actuación será todo el que abarca la profesión veterinaria en su extenso y fundamental carácter sanitario, protegiendo a las poblaciones humanas de las enfermedades transmitidas por los animales y los alimentos. Su impulso de creación ha partido de los veterinarios de la administración pública pero, esta organización no quiere olvidar en ningún caso a los veterinarios del sector privado, ya que son el otro pilar fundamental de la Salud Pública, protegiendo al hombre de las numerosas y peligrosas enfermedades que los animales que atienden transmiten.

 

El Secretario General, Juan Antonio Rol, expuso que los principales asuntos que esta federación planea abordar son el pleno reconocimiento de la veterinaria como profesión sanitaria en todos los ámbitos tal y como recoge la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. En concordancia con esto último se solicitará también la integración y desarrollo de las competencias de Veterinaria de Salud Pública dentro de la cartera de servicios de del Sistema Nacional de Salud, ya que en la práctica ha sido expulsada del mismo. Esto último implica también que todos los veterinarios que desarrollen actividades de control sanitario oficial se integren en igualdad de condiciones con otras profesiones sanitarias dentro de los diferentes sistemas de salud autonómicos, impulsando y promocionando a la vez la Veterinaria de Salud Pública.

 

FESVET pretende que todos los veterinarios se integren en un único cuerpo que dependa de las autoridades sanitarias, tal y como ocurre en otros países de Europa y como aconsejó en una de sus visitas a España el presidente de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) a la cual nuestro país pertenece. Reclama Rol también la creación de una especialidad propia en ciencias de la salud que, a diferencia de otras profesiones sanitarias históricas como medicina o farmacia, la veterinaria no posee en la actualidad y, por supuesto el reconocimiento y desarrollo de la carrera profesional sanitaria, que actualmente se les niega a la mayoría de los profesionales, consiguiendo un veterinario integrado y motivado que pueda desarrollar todo su potencial sanitario, redundando en una mayor calidad de la Salud Pública general. El Secretario apuntó también que apremia la reducción del número de facultades de veterinaria y la elaboración de un convenio laboral en el ámbito privado, así como la consideración de los centros veterinarios como centros sanitarios.

 

Por último, otros miembros de la Junta Permanente de FESVET incidieron en que el 60% de los patógenos que afectan al ser humano son de origen animal, a lo que hay que sumar la alta incidencia de enfermedades de origen alimentario, siendo por tanto el inspector veterinario garante fundamental de la Salud Pública; lo que hace que su falta de integración real en el Sistema Nacional de Salud afecte directamente a la calidad de la prevención y promoción de la salud humana, careciendo de lógica la situación actual en el que el cuerpo veterinario está fragmentado y en muchas ocasiones bajo el mando de autoridades no sanitarias.




“VETERINARIA.


Primer Eslabón de la Prevención en el Sistema Nacional de Salud”

Bajo este epígrafe queremos en el día de hoy presentar ante los medios de comunicación, FESVET, una Federación Sindical Profesional Veterinaria de ámbito nacional que tiene por objeto representar, promocionar y defender los intereses económicos, sociales, profesionales, laborales, culturales y jurídicos de sus afiliados. Pretende asumir, a nivel estatal, un espacio profesional vindicativo que no está convenientemente atendido, hasta ahora, por otras organizaciones sindicales ni sociales. 

Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), recogidos en su Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados a 31 de diciembre de 2017, el número de Veterinarios Colegiados en España es de 32.555, de los cuales se encuentran en servicio activo 30.530 (15.775 mujeres y 14.755 varones).

 

 

Total de personal colegiado

 

 

 

 

 

 

Total

 

Varones

 

Mujeres

 

Colegiados no jubilados

 

 

 

 

 

 

 

 

Total

 

Varones

 

Mujeres

TOTAL

 

32.555

 

16.678

 

15.877

 

30.530

 

14.755

 

15.775

Andalucía

 

4.611

 

2.649

 

1.962

 

4.303

 

2.354

 

1.949

Aragón

 

1.405

 

781

 

624

 

1.283

 

666

 

617

Asturias, Principado de

 

851

 

503

 

348

 

796

 

451

 

345

Balears, Illes

 

663

 

312

 

351

 

634

 

284

 

350

Canarias

 

1.360

 

560

 

800

 

1.340

 

540

 

800

Cantabria

 

452

 

273

 

179

 

408

 

229

 

179

Castilla y León

 

3.567

 

2.094

 

1.473

 

3.255

 

1.797

 

1.458

Castilla-La Mancha

 

1.520

 

900

 

620

 

1.360

 

744

 

616

Cataluña

 

4.116

 

1.788

 

2.328

 

3.913

 

1.598

 

2.315

Comunitat Valenciana

 

2.872

 

1.182

 

1.690

 

2.779

 

1.095

 

1.684

Extremadura

 

1.898

 

1.199

 

699

 

1.787

 

1.092

 

695

Galicia

 

2.978

 

1.627

 

1.351

 

2.807

 

1.463

 

1.344

Madrid, Comunidad de

 

3.743

 

1.503

 

2.240

 

3.496

 

1.280

 

2.216

Murcia, Región de

 

917

 

482

 

435

 

877

 

442

 

435

Navarra, Comun. Foral de

 

506

 

280

 

226

 

462

 

237

 

225

País Vasco

 

842

 

408

 

434

 

798

 

368

 

430

Rioja, La

 

205

 

106

 

99

 

185

 

86

 

99

Ceuta

 

26

 

19

 

7

 

24

 

17

 

7

Melilla

 

23

 

12

 

11

 

23

 

12

 

11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




El ámbito de actuación de FESVET es todo el que abarca la profesión veterinaria en su amplio y fundamental carácter sanitario de prevención de la salud de las poblaciones; con especial incidencia en el campo de los veterinarios que trabajan como empleados públicos en las distintas administraciones (un tercio del total de Veterinarios en activo) pero, sin olvidar en ningún caso, a los veterinarios que trabajan en el sector privado, ya que son el otro pilar fundamental del carácter sanitario de la profesión, protegiendo a las poblaciones de las enfermedades transmitidas por todos animales que atienden y controlan, desde los más exóticos, a las cabañas ganaderas, pasando por los clásicos animales de compañía.

Toda la profesión avanza o retrocede en su conjunto y, por tanto, ha de ser defendida y dignificada también en su conjunto.

FESVET nace con vocación de englobar a todos los Sindicatos Veterinarios de las diferentes Comunidades Autónomas, y en estos inicios la forman los Sindicatos Profesionales Veterinarios de:

-         Castilla y León (SIVECAL -Sindicato Veterinario de Castilla y León-).

-         Extremadura (SIVEX -Sindicato Independiente Veterinario de Extremadura-).

-         Asturias (SIVEPA -Sindicato Veterinario Profesional de Asturias-).

-         Y en puertas de su integración, el Sindicato Veterinario de Galicia (ASVEF -Asociación Sindical de Veterinarios Funcionarios de la Xunta de Galicia-).

 

OBJETIVOS

La veterinaria es, y ha sido desde sus inicios, una profesión sanitaria esencial sobre la que recae gran parte de la prevención de la Salud Pública Comunitaria.


Por ello, los objetivos de esta federación de sindicatos veterinarios son:


-Reconocimiento de la veterinaria como profesión sanitaria en todos los ámbitos sociales y administrativos de actuación, tal y como recoge la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (Ley 44/2003, de 21 de noviembre).

-Promoción de la Veterinaria de Salud Pública, entendida como el conjunto de acciones encaminadas a proteger la salud de la población humana frente a peligros biológicos, físicos, químicos o nutricionales derivados de la vida animal o de sus producciones, y que se desarrollan en los ámbitos de la seguridad sanitaria alimentaria, la salud y bienestar animal, la salud ambiental, la promoción de la salud mediante la formación e información sanitarias, la investigación y la docencia en salud pública y de la gestión sanitaria.

-Incorporación y desarrollo de las competencias de la Veterinaria de Salud Pública dentro de la cartera de servicios del Sistema Sanitario Público a través de los correspondientes Servicios Regionales de Salud, en concordancia con lo establecido en art. 8. de la Ley General de Sanidad.

-Integración en el Sistema Nacional de Salud de todos los Veterinarios que desarrollan actividades de control sanitario oficial del ámbito de la veterinaria de salud pública. Ello conllevaría la creación de una categoría profesional sanitaria “veterinario de salud pública”, homogénea en todo el ámbito nacional, en la que se integrarían todas las actividades de control veterinario oficial desde la producción primaria, a la calidad alimentaria y la producción alimentaria postprimaria;  la tutela de las acciones preventivas frente a las zoonosis alimentarias y no alimentarias, y en general  las de protección de la salud de las personas frente a peligros procedentes de la vida animal y sus producciones, tal y como recoge Ley General de Sanidad y Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.

-Reconocimiento y desarrollo de la carrera profesional del veterinario como personal sanitario en los mismos términos que el resto de personal sanitario del Sistema Nacional de Salud. (LOPS, Estatuto Marco y Ley General de Salud Pública).

-Creación y desarrollo de una especialidad propia, dentro del modelo de formación especializada en ciencias de la salud, de Veterinaria de Salud Pública, con el fin de garantizar unas prestaciones de la máxima calidad a los ciudadanos en la protección de su salud (LOPS).

-Recuperación del poder adquisitivo perdido en los últimos 10 años, que han recaído de una manera muy especial sobre empleados públicos sanitarios el grupo A, y adecuación de la jornada laboral a las 35 horas semanales.

- Proponer reformas a nivel del sistema organizativo / funcional de los SSVVOO de forma que se evolucione hasta estructuras que permitan desarrollar nuestra labor con mayor agilidad, eficiencia y eficacia.

En todo momento fomentar y proponer medidas encaminadas a la consecución de profesionales integrados, motivados, con el grado de implicación y exigencia en su labor diaria a la altura de la importancia que hoy día tiene la seguridad alimentaria para nuestra sociedad.

- Organizar foros de discusión, seminarios, etc., con la intención de recoger todas las inquietudes, propuestas de nuestros afiliados, siempre en la idea de mejorar nuestra aportación en los aspectos relacionados con anterioridad, lo que sin duda, todo en su conjunto, contribuirá a reforzar la confianza de a la ciudadanía en nuestra labor.

- Reforzar nuestra imagen de Inspectores como garantes de la salud pública, mediante la publicación de informaciones relevantes en protección de la salud, comunicación de logros, desarrollo de foros, enfatizando nuestro papel en la prevención, y por tanto nuestra contribución al bienestar social.

-Reducción del número de facultades de veterinaria que están causando una grave distorsión del mercado laboral veterinario por una producción de graduados muy superior a la necesaria en nuestro país.

Adaptación de la oferta a las necesidades del mercado laboral veterinario, en aras de evitar la precarización por la que pasa nuestra profesión en este momento// Adaptación del número de alumnos licenciados por año a las necesidades del mercado laboral.

-Consideración plena de los centros veterinarios como centros sanitarios, ya que son barrera esencial para el mantenimiento de la Salud Pública Comunitaria.

- Fomentar la creación de organizaciones de carácter sindical en el resto de CCAA, favoreciendo su integración en FESVET así como promover y proponer la integración de aquellas ya existentes.

- Impulsar el asociacionismo en el ejercicio privado de la profesión que permita llegar a acuerdos y convenios encaminados a la consecución de mejoras económicas, laborales y sociales de los profesionales veterinarios, cara a minimizar la precarización laboral, desgraciadamente, tan extendida hoy día.


ARGUMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

 

Complementariamente, les ofrecemos algunos datos que reflejan la importancia social de la Veterinaria y su evolución en la misma:

-       Según la O.I.E., entre el 60 y el 75 % de las enfermedades que sufrimos los seres humanos tienen su origen en los alimentos o los animales que nos rodean, competencias sanitarias, las dos, exclusivamente veterinarias.

-       La veterinaria es la profesión que, por Ley y Competencia Académica, asegura la sanidad de todos los alimentos de origen animal, y por extensión, en la mayor parte de los casos, de todos los alimentos que consumen los seres humanos. También es, por supuesto, la que controla las enfermedades que los animales pueden transmitir al hombre.

Sin embargo, aunque en los años noventa había cerca de 6000 veterinarios integrados en el SNS trabajando codo con codo con los médicos y los farmacéuticos para prevenir y controlar la Salud Pública en España, con el traspaso de competencias sanitarias a las CCAA, nuestros profesionales fueron poco a poco expulsados del sistema de salud y maltratados por los poderes públicos y políticos, siendo profundamente discriminados en relación con otras profesiones sanitarias.

Hasta tal punto ha sido así que, aunque la Ley reconoce históricamente a la medicina veterinaria como una profesión básica para el SNS, a día de hoy son muy escasos e insuficientes los facultativos que trabajan para la Administración en labores de Salud Pública, los cuales si están plenamente integrados en condiciones y garantías similares al resto de profesiones sanitarias del sistema de salud.

Por lo tanto, en la práctica, nuestra veterinaria, está siendo tratada como si, en absoluto, fuera una profesión sanitaria, y menos una profesión sanitaria de primer orden y básica para el sistema sanitario, como realmente es.

Este maltrato y desconsideración de los poderes públicos y políticos hacia la veterinaria ha llevado a numerosas discriminaciones laborales y, sin duda, a disfunciones o pérdidas de calidad en la prevención y protección de la Salud Pública, puesto que, como no podía ser de otra manera, cualquier ataque o daño a la profesión veterinaria incide directamente sobre la salud de las personas; sirvan como ejemplos a destacar el caso del tratamiento del virus CRIMEA CONGO en Extremadura o el problema de la LEISHMANIOSIS en Madrid, amén de otros muchos que por su menor relevancia no llegan a ver la luz mediáticamente.

-         Los veterinarios son SANITARIOS DE PRIMER ORDEN con gran responsabilidad en el mantenimiento y prevención de la Salud Pública y, sin embargo, no dependen, como colectivo, de la autoridad sanitaria, como sería lógico y deseable, sino que, en un gran porcentaje de casos, se encuentran ejerciendo sus funciones en defensa de la Salud Humana bajo el mando de órganos o autoridades que tienen como objetivos prioritarios otros distintos de la defensa de la Salud Comunitaria, lo que, como ustedes comprenderán, es origen de conflictos de intereses, disfunciones y pérdida de calidad en la Salud Pública.

Todo esto además ha tenido importantes consecuencias negativas para la profesión veterinaria desde el punto de vista laboral, social y político; algunas de ellas llegando incluso a niveles críticos para la profesión en la actualidad.

Miren ustedes, al ser expulsados del SNS como colectivo, en la mayor parte de los casos, el carácter sanitario de la profesión no está siendo reconocido, negándose el acceso a la carrera profesional sanitaria, que por ley nos corresponde; tampoco se nos ha reconocido una categoría profesional única y común para todo el Estado, facilitando con ella la movilidad y el reconocimiento de méritos como en otras profesiones del ramo; también se nos ha impedido el acceso a cualquiera de las Especialidades en Ciencias de la Salud existentes, negándosenos incluso, por ahora, la posibilidad de crear una especialidad propia en este campo.

-  Al sacar al veterinario del SNS también se ha creado un pernicioso efecto sobre la opinión pública en relación a la profesión, ya que la sociedad ya no lo percibe como el sanitario que en realidad es, sino más bien como un técnico que busca únicamente el bienestar de las mascotas. Esto se ha infundido en la clase política derivando en graves problemas en el desarrollo de la legislación y haciendo que el veterinario sea ignorado o directamente discriminado cuando se concreta la norma.

Un ejemplo claro de esto último lo tenemos en los centros veterinarios que, aun siendo esenciales en la defensa de la Salud Pública, atajando zoonosis como la leishmaniosis, el quiste hidatídico, babesiosis, o la mismísima rabia o tuberculosis, no son considerados como centros sanitarios desde el punto de vista legal, en franca discriminación con otros mucho menos determinantes para la Salud Comunitaria como puede ser una simple óptica o incluso una ortopedia.

Ni que decir tiene que, el hecho de que los políticos no consideren a la veterinaria una profesión sanitaria de primer orden, básica y esencial para el sistema sanitario, como realmente es, ha tenido como consecuencia que no se haya puesto cota a la constante creación de nuevas facultades, lo que ha saturado el mercado de nuevos licenciados y distorsionado las condiciones laborales hasta un punto insostenible. Esto, sin embargo, no se ha permitido en otras profesiones sanitarias que sí son consideradas imprescindibles para el correcto funcionamiento del sistema sanitario como pueden ser los médicos.

De esto último han derivado unas condiciones laborales abusivas en el ámbito de la clínica privada que sólo es posible combatir mediante la reducción de facultades de veterinaria y la creación de un convenio laboral digno en todo el territorio español.

Esta compleja y crítica situación de merma de la calidad de la salud pública comunitaria y desconsideración y discriminación de la veterinaria como profesión sanitaria ha motivado la creación de FESVET.



Comentarios